Fotomontaje real de la campaña #SaveGhouta
Fotomontaje real de la campaña #SaveGhouta

Ghouta es el cinturón agrícola de la ciudad de Damasco. Desde el inicio de la guerra, y con el objetivo de controlar la capital del país los distintos grupos armados que enfrentan al gobierno y al estado sirio han destinado ingentes recursos a este frente. La ofensiva iniciada este 20 de febrero reactiva los mecanismos de alarma ideal para la propaganda. ¿Pero que ha ocurrido en Ghouta?

Entre la amalgama de grupos que hacen la yihad a las afueras de Damasco encontramos grupos como Hayat Tahrir al-Sham (anteriormente al-Nusra, rama siria de al-Qaeda), Ejército del Islam o Harakat Nour al-Din al-Zenki, conocidos mundialmente por decapitar a un niño palestino de tan solo diez años.

Pasó en Ghouta oriental: Ataques contra aviones repletos de civiles.

A principios de 2013, esta autodenominada oposición moderada siria disparó indiscriminadamente contra un avión comercial lleno de civiles con el objetivo de derribarlo durante su aterrizaje en el Aeropuerto Internacional de Damasco.

 

Pasó en Ghouta oriental: Mujeres en jaulas por su religión.

En noviembre de 2015 casi 500 mujeres y niños fueron encerradas en jaulas de hierro para servir como escudos humanos. Acompañaban a todas horas a los líderes de los grupos rebeldes como escudos humanos para evitar que la aviación siria atacara a los líderes rebeldes o a sus almacenes de armas, situando las jaulas llenas de mujeres sobre las azoteas de los edificios.

Mujeres enjauladas usadas como escudos humanos en la Ghouta oriental. En vídeo.
Mujeres enjauladas usadas como escudos humanos en la Ghouta oriental. En vídeo.

Pasó en Ghouta oriental: “Incursiones por hombres armados contra hospitales”.

En 2017, «Médicos Sin Fronteras» suspendió su apoyo público a la Ghouta oriental por “escandalosas incursiones por hombres armados”. No trascendieron detalles ni pruebas gráficas de lo sucedido.

Pasó en Ghouta oriental: Disparos a manifestantes pacíficos y desarmados.

El 30 de abril de 2017 el grupo rebelde “Ejército del Islam” abrió fuego contra una manifestación pacífica de civiles que protestaban contra los grupos rebeldes en Ghouta.

Curioso ya que según el discurso dominante, la guerra en Siria comenzó precisamente por sucesos como este supuestamente perpetrados por el gobierno.

Pasó en Ghouta oriental: Proyectiles de mortero indiscriminados sobre escuelas y guarderías.

Durante siete años, pero especialmente como respuesta al inicio de esta operación militar, los grupos armados lanzaron proyectiles de mortero de manera indiscriminada hacia la ciudad de Damasco matando e hiriendo a decenas de personas de manera aleatoria, especialmente niños y niñas dado que apuntaron a las escuelas, motivo por el que se han suspendido durante toda la semana las clases en la capital. De nuevo debemos preguntarnos por qué nos llega a occidente noticias de supuestos muertos en un bando del conflicto mientras nunca se habla de los muertos en el lado gubernamental. Pareciera ser que algunos muertos no sirven para marcar una agenda en la política internacional.

Principio de exageración de Goebbels: En Ghouta oriental viven 400.000 personas.

Un principio de propaganda muy básico consiste en la exageración. En la batalla por Alepo vimos como se decía que en la zona rebelde vivían 250.000 personas. Una vez liberada se comprobó que no vivía ni la mitad de la mitad de esa cifra.

En esta ocasión, las mismas entidades apuestan por cifrar en 400.000 las personas que viven en este cinturón agrícola. Esta bolsa mide 185 km². La Densidad (Hab./Km²) sería  de 2162,16 habitantes por kilómetro cuadrado. Esto supone que un cinturón agrícola en la periferia controlado por extremistas sería más denso que la propia ciudad de Damasco, lo cual carece de toda lógica.

¿Cuál es el origen de la campaña de #SaveGhouta?

Como Robert Fisk indica en el diario británico Indepent: “no hay reporteros occidentales para entrevistarles porque aunque no solemos decirlo nos cortarían la cabeza si intentáramos entrar en Ghouta”.

Esta breve recopilación de atrocidades y actos terroristas cometidos por los grupos rebeldes moderados en Ghouta son suficientes para que no podamos dar veracidad a sus informes sobre “cientos de bajas civiles por bombardeos del régimen de Assad”. No les importaban los civiles cuando disparaban a aviones comerciales, ni cuando encerraban a mujeres en jaulas, ni cuando disparaban a los manifestantes. Lo único que les importa es acumular riqueza y poder sirviendo a agendas de potencias regionales y globales externas al país.

Como tampoco podemos dar credibilidad por múltiples razones a las informaciones de los Cascos Blancos, también presente en Ghouta oriental,  de la que ya hemos hablado en FurorTV.

Los extremistas en Ghouta oriental rechazan la reconciliación

Los combates en Ghouta no son la primera opción. Las guerras son terribles. No hay guerra buena. Los militantes en Ghouta Oriental han rechazado una y otra vez los procesos de reconciliación impulsados por el estado sirio que les ofrece tanto la amnistía de sus crímenes a cambio de entregar las armas como el desplazamiento a Dara o Idlib, núcleos controlados por otras filiales armadas. Esto es lo que ocurrió en la Ghouta Occidental (Moadmiya y Darayya), y en otras zonas rurales de Damasco como Madaya, Zabadani, Qudaysa o Al-Tal.

Ningún gobierno del mundo permitiría que grupos que han cometido estos actos terroristas controlara territorio.

Ghouta representa lo más salvale de la oposición armada siria. Fue ahí donde tuvo lugar el ataque químico en 2013 que pretendía servir como justificación para la intervención extranjera en apoyo a estos rebeldes. Una vez liberada y tras una investigación independiente y objetiva podremos confirmar lo que muchos suponemos, que la acusación del empleo de armas químicas por parte del gobierno sirio es un montaje similar a las armas de destrucción masiva que nunca aparecieron en Irak.

Esta ha sido la realidad en Ghouta durante la guerra. Para salvar Ghouta, como reza la campaña #SaveGhouta, deberá ser liberada de yihadistas. Si se detiene la campaña militar contra Ghouta como reza esta campaña promovida por las grandes corporaciones mediáticas, Ghouta no se salvará y aumentarán las barbaridades recopiladas aquí.