Ganar al viento de la directora francesa Anne-Dauphine Julliand es un documental que recoge los testimonios de cinco niños a los que les fueron diagnosticados enfermedades crónicas.

El largometraje está protagonizado por cinco niños: Imad, Amber, Charles, Camille y Tugdual. Todos ellos han sido diagnosticados con patologías crónicas que les impide llevar una vida normal. Sin embargo, estas enfermedades no les han impedido seguir luchando y disfrutar del día a día de una forma muy peculiar. Son personas más maduras y conscientes del mundo que les rodea que los demás niños de su edad, puesto que su condición se lo ha exigido. En la película se recrea el ambiente en el que estos niños crecen y el dolor que les supone la lucha constante contra su situación. Anne-Dauphine Julliand consigue plasmar la situación de estos niños contada por ellos mismos.

El filme es especialmente duro y obliga al espectador a empatizar con los pequeños protagonistas que abren sus corazones ante las cámaras. A pesar del sentimiento esperanzador que baña toda la película y la defensa del poder de la vida, algunas escenas son rompedoras. Uno de los niños mira directamente a cámara y afirma que el solo dejará de estar enfermo cuando muera. Que el protagonista se dirija directamente a su público para pronunciar las palabras en las que siendo solamente un niño asume su destino y conoce su situación sin ningún tipo de tapaderas o mentiras con las que se les oculta la realidad a los demás niños de su edad resulta demoledor.

La interpretación de los niños desde la inocencia y la felicidad aún en momentos en los que ésta parecería imposible y el guion escrito por la propia Julliand  crean un ambiente de ilusión en el que envuelven al público al que consiguen emocionar.

Es una obra magnifica, que conseguirá que los espectadores se cuestionen todos los problemas que tienen y se sientan con fuerzas para afrontarlos. Los niños y su forma de afrontar los problemas siempre desde la sonrisa y las ganas de luchar y vivir otro día más deberían dar la vuelta al mundo y poder inspirar a muchas personas a seguir construyendo su vida, a pesar de los obstáculos y las dificultades.

Aún no ha sido estrenada en España pero será pronto, en febrero de 2018 y recomiendo que se vaya a ver. Solos o con acompañados. Es una película para reflexionar sobre el sentido de la vida y la superación de las trabas que la vida pone en el camino. Una película para dialogar con uno mismo.

Por Carla Cortiñas.