30 November 2022 Televisión online con redacción web

Idealismo e izquierda en las Relaciones Internacionales

La visión idealista de la izquierda en cuanto al análisis de las relaciones internacionales merece una crítica en tanto que la izquierda debería tener claro cuál es su objetivo y los medios para conseguirlo.


A raíz del conflicto ucraniano y el posicionamiento dentro de la izquierda, ha resurgido el debate del idealismo en las Relaciones Internacionales. Un debate que ya se vio en los conflictos de Irak, Libia o Siria. Esta discusión ha causado, por ejemplo, que la vicepresidenta Yolanda Díaz se desmarque de sus compañeros de gobierno para apoyar el envío de armas que proponía Pedro Sánchez o que el gobierno de coalición protagonizase una vez más aireados desacuerdos.

En el ámbito de estudio de las relaciones internacionales destacan varias teorías explicativas: las clásicas –realismo e idealismo– y las metateorías –constructivismo, teorías feministas, teorías críticas, etc.– Aunque esta distinción en la teoría sea clara, en la práctica se entremezclan los análisis y es difícil categorizar los autores y sus ideas. La izquierda fue pionera en las teorías críticas y constructivistas. Estas destacan por aportar más niveles de análisis a los fenómenos internacionales. Por ejemplo, no se analizan los estados como elementos unitarios y racionales sino se analizan las ideologías, las composiciones de clase, los relatos, personalismos, etc. Estos elementos son bastante unitarios en los discursos de la izquierda, no obstante, el elemento disruptor sería la diferenciación entre el discurso realista e idealista. 

En pocas palabras, la teoría realista destaca los intereses geopolíticos, elementos militares y las dinámicas de las grandes potencias. La teoría idealista, tal como indica el concepto, se centra más bien en las ideas, la sociedad internacional y las dinámicas de cooperación transnacional.

La visión idealista de la izquierda en cuanto al análisis de las relaciones internacionales merece una crítica en tanto que la izquierda debería tener claro cuál es su objetivo y los medios para conseguirlo, no debe resolver asuntos de esta importancia bajo principios estrictamente idealistas, como puede ser el pacifismo, la autodeterminación, soberanía, etc. Los principios éticos no son un todo, sino una parte para complementar la realidad internacional y los objetivos ideológicos que se deseen. 

Este desajuste puede venir explicado por la experiencia institucional que ha nutrido la izquierda desde el 15-M. Ha sido una experiencia nacional pero en especial municipal. Es un entorno donde el debate se centra en los posicionamientos ideológicos, el relato y la gestión institucional acorde a principios legales y morales estrictos. En cambio, el ámbito internacional necesita otra visión, otro análisis.

La característica principal del sistema internacional es que no hay una “Constitución”, no hay unas reglas del juego claras que los países deban seguir, no hay una institución que gobierne el mundo, hay anarquía. No se puede pretender que ciertos países impongan un modelo a seguir bajo el pretexto de “tener la razón” en cuánto a coherencia ideológica sin contar con el poder coercitivo (expresado en sus múltiples formas) necesario para exigirlo. Parece lógico, por tanto, que tener el mismo discurso y análisis en el ámbito municipal y en el internacional pueda llevar a errores. 

En este artículo no pretendo decidir sobre quién tiene razón en cuanto al envío de armas a Ucrania. Las posiciones hasta ahora han sido: la socialdemocracia defiende  mayoritariamente el envío de armas a Ucrania mientras que posiciones más marxistas mediante el “No a la Guerra” defienden lo contrario, aunque entre las dos posiciones hay una gran escala de grises. No pretendo criticar las posiciones sino el marco de análisis. 

La gran mayoría de argumentos se esgrimen por valores éticos: derecho a la defensa, analogías con la guerra civil española, derechos humanos, antifascismo, democracia,  autoritarismo… pero este conflicto igual que la gran mayoría de los conflictos post guerra fría no se basan en ello. Aunque los conservadores -e incluso la izquierda- definan este conflicto como un conflicto entre democracia y autoritarismo o libertad y dictadura, el motivo de la guerra no es ese. Este conflicto se origina por la expansión al este de la OTAN y del golpe de estado en Ucrania de 2014. Esta guerra trata sobre los sistemas de seguridad colectiva que imperan en el mundo y en especial en Europa. 

Debemos analizar la situación dando el peso conveniente a las diferentes variables, sin dejarse llevar por el liberalismo y la prensa en una batalla de “relatos”. La izquierda debe debatir sobre qué sistema de seguridad prefiere en Europa, sobre su posicionamiento sobre la OTAN y la neutralidad de Europa del Este. Sobre los procesos de adhesión de los diferentes países y sobre la política de seguridad y defensa de la Unión Europea. 

Sobre si el envío de armas provocará un enquistamiento del conflicto y por tanto una zona altamente inestable a las puertas de la Unión Europea, o sobre si ese envío provocaría unas negociaciones menos favorables para Rusia. Se puede debatir incluso si Rusia es un enemigo para la Unión Europea, hechos objetivos y de gran importancia. 

Relacionado con esta idea, se podría deducir que la doctrina de Responsabilidad de Proteger (R2P) surge de la idea de que los conflictos son un ámbito donde las “ideas universales” son aplicables. Ya contamos con muchas experiencias de aquellas guerras cuya justificación era la libertad de los ciudadanos oprimidos en todo el mundo (Irak, Afganistán, Libia, Siria…).

Por ello, la ideología debe contener intrínsecamente los objetivos ideales a alcanzar y los métodos a utilizar. Sin una parte, la otra carece de sentido. 

Como conclusión, citando la magistral obra que recomiendo de Edward Hallett Carr, “la Crisis de los veinte años (1919-1939) : Las nociones éticas pocas veces son la causa, sino casi siempre efecto; un medio de reivindicar la autoridad legislativa universal de nuestras propias preferencias, no, como nos gusta imaginar, el terreno real de dichas preferencias”.

Facebook Comments
Alex Cortes R
Sígueme en:
Publicidad
Related Posts

GRANDES PELÍCULAS comentadas por sus autores: LA STRADA

29 octubre 2022

29 octubre 2022

LA STRADA (1954) Dirección Federico Fellini Guion Tullio Pinelli, Federico Fellini Música Nino Rota Fotografía Otello Martelli (B&W) Reparto Anthony...

GRANDES PELICULAS comentadas por sus autores: RASHOMON (1950)

17 octubre 2022

17 octubre 2022

RASHOMON (1950) Nacionalidad: JAPÓN Dirección Akira Kurosawa Guion Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto. Cuento: Ryunosuke Akutagawa Música Fumio Hayasaka Fotografía Kazuo...

GRANDES PELÍCULAS comentadas por sus autores: Un verano con Mónica

16 octubre 2022

16 octubre 2022

GRANDES PELÍCULAS comentadas por sus autores. UN VERANO CON MÓNICA (1953)  Título original Sommaren med Monika SUECIA Duración 93 min....

GRANDES PELICULAS comentadas por sus autores: LA SEMILLA DEL DIABLO

15 octubre 2022

15 octubre 2022

LA SEMILLA DEL DIABLO (ROSEMARY,S BABY. 1968) Dirección:  ROMAN POLANSKI Guion: Roman Polanski. Novela: Ira Levin Música Christopher Komeda Fotografía William A....

VUELVEN LOS LIBROS: En memoria de la memoria (Editorial Acantilado)

12 octubre 2022

12 octubre 2022

EN MEMORIA DE LA MEMORIA de María Stepánova   Tras la muerte de su tía, la narradora afronta la penosa...

GRANDES PELICULAS comentadas por sus autores: “M, el vampiro de Düsseldorf”

11 octubre 2022

11 octubre 2022

M, EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF de Fritz Lang Dirección: Fritz Lang Reparto: Ellen Windmann, Gustav Gründgens, Otto Wernicke, Peter Lorre, Theo Lingen,...

VUELVEN LOS LIBROS: “Tres plumas blancas” (Editorial Maeva Noir)

25 septiembre 2022

25 septiembre 2022

TRES PLUMAS BLANCAS de Jacqueline Winspear Editorial MAEVA NOIR El segundo caso de Maisie Dobbs, una detective con intuición. Una...

VUELVEN LOS LIBROS: “Tránsito” de Ana Seghers. Editorial Nórdica

24 septiembre 2022

24 septiembre 2022

                                       ...

VUELVEN LOS LIBROS: “Los cuadernos de Nadine”, de Martí Colom (Editorial Funambulista)

21 septiembre 2022

21 septiembre 2022

«¿Qué dirán de mí los libros de Historia? Todo dependerá, como siempre, de quien los escriba. No me hago ilusiones:...

VUELVEN LOS LIBROS: Los sueños de la primavera de Teru Miyamoto (Hermida editores)

20 septiembre 2022

20 septiembre 2022

LOS SUEÑOS DE LA PRIMAVERA de Teru Miyamoto HERMIDA EDITORES   TERU MIYAMOTO pertenece a la generación de escritores japoneses...

Vuelven los libros: LA POSTAL de Anne Berest (LUMEN editorial)

18 septiembre 2022

18 septiembre 2022

LA AUTORA Nacida el. 15 de septiembre de 1979, Anne Berest es una escritora, guionista y actriz francesa. Fundó la...

Vuelven los libros: Colombian Psycho

14 septiembre 2022

14 septiembre 2022

                                       ...

¡Vuelven los libros! La semilla y el corazón. Antología de poesía japonesa

9 septiembre 2022

9 septiembre 2022

LA SEMILLA Y EL CORAZÓN Antología de poesía japonesa ALBA EDITORIAL Pocas literaturas combinan tan bien la fascinación y el...

Vuelven los libros: La velada en Benicarló. Diálogo sobre la guerra en España

8 septiembre 2022

8 septiembre 2022

    LA VELADA EN BENICARLÓ. Diálogo sobre la guerra en España Editorial CÁTEDRA   “La velada en Benicarló” presenta,...

El laberinto europeo de la energía

7 septiembre 2022

7 septiembre 2022

Una solución que suele haber con este tipo de mercados es la titularidad pública de las principales empresas, como ocurre aunque de manera diversa en otros países europeos. Esto conllevaría también una mejora en la soberanía energética de los estados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Estamos en directo en nuestro canal de Twitch
Sígue nuestros directos en Twitch