• Miles de personas se han concentrado frente al Ministerio de Justicia para mostrar su rechazo hacia la sentencia emitida por la Audiencia de Navarra a los cinco integrantes de La Manada, condenados a 9 años de cárcel, una pena mucho menor a la esperada al no observar los jueces delito de agresión sexual.
  • Concentraciones multitudinarias en todas las grandes ciudades, destacando entre otras, Barcelona, Valencia o Pamplona.
“Nosotras somos la manada”. Pancarta en Sol | Foto de Julen Montoya

El centro de la ciudad de Madrid ha vuelto a teñirse de morado para mostrar su apoyo hacia la victima y el rechazo hacia la sentencia, así como hacia el sistema judicial español. La concentración pronto pasó a ser una manifestación que inundó la gran vía para acabar frente al Congreso de los Diputado, pasando por la Puerta del Sol.

Las manifestantes mostraron su indignación hacia la justicia española señalando que no se trata de un caso aislado, sino que se debe a un sistema judicial politizado y patriarcal. “No hay justicia en este ministerio”. De la misma forma, se ha mostrado la solidaridad con la victima al grito de “Tranquila hermana, esta es tu manda” y “Yo si te creo”.

La reducción de la condena a abuso sexual se ha producido al entender los magistrados que no hubo violencia ni intimidación por parte de los agresores, lo cual ha generado una gran rabia propiciando estas multitudinarias manifestaciones.  Las manifestantes mostraron también su rechazo, dejando claro que “Es violación si no digo sí”.

La convocatoria de la concentración circulaba en redes sociales desde la tarde del miércoles, sin embargo, esta ha tomado una gran fuerza al conocerse el jueves a mediodía el fallo del juicio. En él se condena a los integrantes de La Manada a 9 años de cárcel (La Fiscalía y la acusación particular y pública pedían entre 22 y 24 años) por delito continuado de abuso sexual, quedando de esta forma absueltos de los delitos continuados de agresión sexual, robo con violencia, delito de intimidación y contra la intimidad.

De esta forma, se da continuidad a las multitudinarias movilizaciones del 8M, las mujeres han vuelto a demostrar la fuerza y el carácter activo del movimiento feminista. Las calles de todo el país han escuchado su disconformidad con la sentencia: “No es abuso, es violación”.

La plaza de San Bernardo llena de gente | Foto de Julen Montoya