Más de la mitad del cielo

mujer-armenia-casa-ak47

Solo sabemos de ella que era armenia y tenía 106 años. Era del pueblo de Degh, cerca de la frontera con Azerbaiyán. Y que la fotografía se hizo en 1990.

Ahí la tenemos, empuñando un AK-47, dispuesta a vender cara su vida defendiendo su casa y sus pobres pertenencias.

Su ensimismamiento, su mirada perdida, su confusión, su soledad, la forma de aferrarse a lo que constituye su último recurso -el kalasnikov– nos dice mucho de la tragedia que sufrió su pueblo durante gran parte del siglo XX, pero no olvidemos que, como dijo Diane Arbus, (la pionera del flash de relleno) “una fotografía es un secreto acerca de un secreto. Cuanto más te dice, menos sabes”

El conflicto moderno entre Armenia y Azerbaiyán, dos países que se independizaron tras la caída de la URSS se ha entendido por algunos historiadores como una continuación del genocidio armenio que, entre 1915 y 1923, supuso la deportación forzosa y el exterminio de casi dos millones de personas por el gobierno de los jóvenes turcos durante el Imperio Otomano. En el conflicto étnico-territorial entre Armenia y Azerbaiyán hubo matanzas, progromos y limpieza étnica. Se conoce como la guerra de Nagorno Karabaj y tuvo lugar entre 1988 y 1994.

nagorno-karabag

Compartir
Artículo anteriorMUJERES: Kathrine Switzer
Artículo siguienteUN OTOÑO DE LIBROS 4
Licenciado en Ciencias Políticas y Económicas. Periodista con amplia experiencia en todos los medios de comunicación. Cineasta. Escritor. Ferviente defensor de la cultura, la libertad y la justicia social. Fanático de los malvados de ficción: desde Fú Manchú a Mabuse pasando por el propio Moriarty. Porque los auténticos malvados visten de Armani y reparten sonrisas desde la alfombra roja de los telediarios.