Hace aproximadamente un año, la adolescente apareció en una charla TED Talk (para los que no las conozcan, son charlas interesantes e inspiradoras sobre diferentes temáticas) con un tarro de cristal de 16 onzas lleno de etiquetas y desperdicios varios, alegando que ése era todo el gasto medioambiental que ella había producido en los últimos tres años.

Ella es una partidaria más del movimiento iniciado por Bea Johnson en 2008, que consiste en reducir a mínimos el impacto medioambiental de los residuos que producimos a diario. Su movimiento se llama “Zero Waste Home” y nace de la concienciación de que a diario se produce una cantidad insostenible de residuos no reciclables como ciertos tipos de plástico o materiales actualmente reciclables desechados en contenedores de no reciclaje. Basándonos en datos fiables y remitiéndonos a nuestro país, Greenpeace asegura que en 2006 en España el 88,5% de los residuos urbanos generados acababan quemados en incineradora o enterrados en vertederos. Y en una sociedad de consumo como en la que vivimos, cada año aumenta de forma vertiginosa nuestro consumo y, por lo tanto, también nuestra producción de residuos.

Lauren y Bea, ambas partidarias de la reducción a mínimos del plástico (básicamente el residuo que causa más problemas medioambientales ya que sólo un pequeño porcentaje de él puede reciclarse) han optado por la sustitución progresiva de elementos plásticos en su vida diaria. A continuación listaremos algunas de las alternativas que ellas utilizan y que puedes empezar a incluir en tu lista de la compra a partir de hoy si quieres dar un paso más hacia la cura por el planeta:

Alternativas “Zero Waste Home” para tu día a día más duraderas y respetuo:

  • Comida: Comprar todo lo que puedas a granel, en bolsas de ropa, de papel o en tarros que traigas de casa: Más económico para tu bolsillo, potencias el comercio local acudiendo a éste tipo de tiendas ¡y a
    demás tú y el medio ambiente salís ganando.

 

 

 

 

 

  • Bolsas de la compra: ¡siempre reciclables, de papel o de ropa!
  • Botellas de agua: ¡de acero inoxidable o de cristal!

 

 

 

 

 

  • Cubiertos y pajitas: de acero inoxidable. Igual con los vasos y platos desechables: mejor comprarlos de papel o cartón.

  • Compresas textiles reusables o copa menstrual (la mejor alternativa a las compresas y los tampones tradicionales, de mucho menor impacto medioambiental e igual de higiénicas que las mismas).

 

  • Tuppers y otros contenedores de almacenaje: de cristal o acero inoxidable. Puedes comprarlos o reutilizar botes de cristal vacíos de mermeladas, por ejemplo.

 

  • Productos de higiene diaria: cremas hidratantes, pasta de dientes, etc. Puedes comprar marcas de consumo sostenible que respeten al medioambiente en su producción ¡o hacerlas tú mismo si te apetece! En Internet encontrarás miles de tutoriales y puedes almacenar el resultado en botecitos de cristal o de aluminio vacíos que tengas por casa.

  • Si quieres más alternativas “Zero Waste” no dudes en echar un ojo a las propuestas de Lauren y Bea o en buscar en Internet miles de ellas.

Recuerda que hace años vivíamos sin todas esas cosas, no es tan difícil encontrarle alternativas a cada uno de los elementos tóxicos para el planeta que actualmente conforman parte de nuestra vida diaria.

¡Feliz día de la tierra!