A tan solo dos días del 25 de Noviembre -Internacional contra la Violencia Machista- varias estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid han querido visibilizar la que es una de las mayores lacras de la sociedad, tanto española como mundial.

Para ello, han desplegado justo a la salida de la estación Cantoblanco una gran pancarta negra donde figuraban los nombres de las víctimas de violencia de género de 2017 (según los datos recogidos por feminicidios.net), acompañada de otra más pequeña haciendo un llamamiento a la manifestación del sábado.

Sin embargo, no ha sido la pancarta dificultando el paso lo que más ha llamado la atención sino la performance realizada por las activistas. Tanto a las 08:30 de la mañana como a las 14:30, y con una duración de una media hora, decenas de mujeres vestidas de negro se han tumbado tras el gran cartel representando así los asesinatos. Esto ha tenido lugar en un pasillo delimitado por palos clavados en el césped que sujetaban los nombres y apellidos de las víctimas y con un objetivo claro: crear conciencia de lo que suponen estas 90 muertes.

Con estas acciones querían mandar un mensaje conciso: basta ya de violencia contra las mujeres y basta ya de mirar hacia otro lado.

De este modo recordaban la marcha que tendrá lugar el 25 a las 19:00 desde la Plaza de la Villa hasta Sol, y para aquellas mujeres que quieran unirse al bloque no mixto Estudiantes 8M -del que forman parte algunas de las participantes- a las 18:00 en el Palacio Real.

Tenlo presente, tu indiferencia también es machismo.