El pasado sábado 28 tuvimos el placer de poder asistir a la función residente actualmente en el Teatro Lara de Madrid, del musical escrito y dirigido por Javier Ambrossi y Javier Calvo, denominado ‘La Llamada’.

Dicho musical narra la historia de dos adolescentes de 17 años, María (Andrea Guasch) y Susana (Lucía Gil) que se encuentran internadas en un campamento de verano al que han acudido desde pequeñas. Su objetivo en la vida es convertirse en partícipes del género musical que les apasiona; el electro-latino. Pero en una noche de verano Dios se le aparece a María y se ven alterados sus planes de futuro, cambiando la vida de las jóvenes.

En el elenco de actores también contamos con Paco Arrojo, en el papel de Dios, un dios moderno, intérprete de canciones de Whitney Houston que se le aparece a María cuando todos duermen. A Erika Bleda, en el papel de una monja demasiado ingenua y encariñada con las niñas llamada Milagros, la cual está dispuesta a hacer de todo por ellas y a Alicia Orozco, encarnando a una monja poco convencional de nombre Bernarda que quiere revolucionar el mundo de la música moderna.

Para los más nostálgicos, el teatro sigue siendo una herramienta de comunicación y de expresión. Un mundo repleto de entresijos y magia, la magia del directo, los nervios previos a la función, el furor al finalizar la obra, las horas de ensayo, el trabajar en equipo y en sincronía, junto a una larga lista de elementos. Para otros el teatro sigue siendo solamente un medio obsoleto y aburrido que ya no se lleva en los tiempos del BluRay. La Llamada viene a desmontar esos mitos encarándose al cine, ofreciéndonos 115 minutos de carcajadas, música, luces, e interacción de una forma muy especial y sincera.

AVISO SPOILERS.

Cuando te sientas a ver ‘La Llamada’, es imposible no emocionarse viendo como la obra juega con la religión de una forma tan irónica y amable sin dejar de incidir duramente en los choques entre esta y la libertad sexual de personas englobadas en el colectivo LGTB. El argumento en sus variables habla de lo que supone romper un sistema de creencias impuesto y la ocasión en la que una persona decide demostrar al mundo su sexualidad sin miedos y sin reparo. La Llamada analiza desde esta perspectiva lo que supone para dos mujeres lesbianas -una monja y otra mucho más joven que hasta el momento no vislumbra dicha posibilidad- demostrar al mundo que se quieren más allá de los impedimentos y prejuicios que se dictaminan día a día en nuestra sociedad.

Se aborda un tema candente a nuestra realidad actual, y es que pasará una vez llegue un relevo generacional que ya no se vea identificado para nada con los valores cristianos y religiosos. En los tiempos modernos el ateísmo se extiende entre las nuevas oleadas de jóvenes, separándolos de esos valores impuestos por La Iglesia y que chocan con elementos culturales como, por ejemplo, la música. En la obra Alicia Orozco en el papel de Bernarda, hace especial incisión en abrirse paso a través de este arte a los miembros del campamento para “vivir firmes en la fe”, reflejando en el espectador de forma cómica, que no siempre hay cosas que pueden renovarse y que quizás su camino es dejar paso a otro tipo de pensamientos.

La obra se muestra en las instalaciones del Teatro Lara, donde sus 460 localidades son espectadoras de la impresionante luminotecnia que hace de transición entre escenas a una velocidad vertiginosa y ofreciendo un show sin interrupciones. Los espectadores vislumbran como un solo escenario sin ningún tipo de alteración estética es capaz de acoger y dar vida a una historia compleja y divertida dejando volar la imaginación e interaccionando de una forma muy estudiada con el acogedor espacio del sitio. La obra se encuentra llena de diálogos punzantes y salidas inesperadas gracias especialmente a la elocuencia y soltura de una Erika Bleda que no tiene limitaciones en interpretar a la perfección a una Milagros llena de ternura, de simpatía y viveza.

Las actuaciones musicales acompañadas de ‘La Banda de Dios’ compuesta por Rúben Tajuelo, Ángel Herranz, Carlos Pérez e Ignacio Villafruela entre otros músicos alternantes, dotó de música en directo en sincronía a las actuaciones, con un sonido espectacular. Las voces de los actores y actrices que danzaban a la perfección por los entresijos del teatro, emocionan a algunos espectadores provocando lagrimas y sonrisas. En un repertorio tan variado y variopinto, encontramos entre las letras burlescas y desenfadadas cierta emoción y hermosura por la propia naturaleza que desprenden los personajes.

En definitiva, es imposible emular las sensaciones que desprende una obra sin muchos efectos especiales pero que supera cualquier definición de imagen presentada en el cine. La Llamada, es un espacio de diversión, de crítica, de parodia, de emulación y de delirio. La Llamada es en especial, a los que quieren encontrar su camino y también a aquellos amantes del teatro -incluso para los que todavía no lo saben- y pueden descubrirlo aquí.

La función seguirá disponible entre el 3 de Agosto y el 31 de Octubre de 2018 con funciones en viernes, sábado y domingo en diferentes franjas horarias (exceptuando la semana de 6 al 19 por vacaciones) en el Teatro Lara de Madrid. Puedes adquirir tus entradas en la página web.

Cartel de la obra “La Llamada”.