• Más de 120 artistas pasaron por los 7 escenarios del festival durante 4 días de conciertos
  • El festival consigue mantener un récord en cuanto a asistencia posicionándose como el más grande del país
  • Controles policiales incrementados por la Subdelegación del Gobierno, la Junta de CLM y el ayuntamiento de Villarrobledo incomodan a los asistentes

El Viña Rock 2018 abría sus puertas el viernes 27 a las 16:00 de la tarde, para recoger las primeras acreditaciones. En el camping ya acampaban desde varios días antes los primeros festivaleros disfrutando de su estancia entre el calor y el frío albaceteño. El pistoletazo de la fiesta de bienvenida era dado por grupos como Gatillazo, Che Sudaka y Funkiwis entre otros haciendo resonar el escenario Negrita desde las 20:00 de la tarde.

El sábado 28 agitó fuerte los cimientos de Villarrobledo con grupos como Josetxu Piperrak, Hard GZ, Porretas, Boikot, Reincidentes, Tote King, Txarango y muchos más, finalizando con el tributo de SOAD. Al igual que en casi todo el festival, los distintos grupos fueron desfilando aludiendo a la libertad de expresión pero ante todo mostrando apoyo y dedicando canciones a las mujeres en referencia al polémico caso de ‘La Manada’ abanderado por el necesario y claro eslogan ‘NO es NO’.

El festival siguió su transcurso entre numerosas quejas por parte de los viñarockeros y viñarockeras debido al incremento de la presencia policial y los cacheos en la mayoría de lugares relacionados con el festival (carreteras, estación de tren, parada de autobuses, recinto del festival, camping…), siendo acusados por algunos de discriminatorios y abusivos. Debido al incremento de asistencia ligero respecto a otros años, también repercutió esto en los accesos al festival y respecto al canjeo de entradas, donde se acumularon largas colas para obtener las pulseras.

El segundo día, 29 de abril, pese a que el tiempo azotase el festival de forma irregular con el viento, se pudieron disfrutar de los conciertos de grupos como Desakato, Rulo y la Contrabanda, Mafalda, La Pegatina, Soziedad Alkoholica, Sho Hai, Smoking Souls y demás, finalizando en el Viña Clon con el tributo a Obrint Pas.

En los diferentes días el festival mantuvo todos sus servicios de forma continuada y el pueblo acogió a los asistentes una vez más, lo cual supuso para la localidad un desembolso de 20 millones de euros, algo ligeramente superior a la anterior edición.

El último día, los escenarios estuvieron plagados de momento intensos y ganas de disfrutar de los últimos conciertos. Destacando una de las incorporaciones más nuevas al panorama del hip-hop nacional, contamos con Anier, que entre otras, abrió paso a la densa jornada haciendo vibrar el Sensi Seeds. Grupos como EUKZ, o los impactantes Riot Propaganda crujieron el Poliakov en su transcurso.

La noche caía y no era poca la gente que esperaba el último concierto de La Raíz en el Viña Rock (hasta nuevo aviso). A las 00:00 daban comienzo unos 90 minutos de emoción, felicidad y diversión, que dejó una de las estampas más impactantes del festival. Entre Dubioza Kolektiv, Narco, SFDK, Warcry y más se cerraban algunos escenarios y otros se preparaban para los últimos conciertos. La guinda fue puesta por Zoo Posse en el escenario Negrita cerrando con el mítico remix de La Gossa Sorda ‘Esbarzers’ dejando a Fitoscopia (tributo a Fito & Fitipaldis) que pusieran las últimas notas de la edición cerrando el recinto.

La 24ª edición ya tiene fecha, el día 25 de septiembre saldrán las primeras entradas a la venta para el 2, 3 y 4 de mayo en Villarrobledo. Tras una valoración positiva y un montón de instantáneas para el recuerdo, el pueblo recoge las barras y los puestos ambulantes hasta el año que viene.