Pablo Hasél es un rapero de Lleida conocido por sus letras reivindicativas que le han llevado a declarar ante los tribunales más de una vez. Descubrió el rap a través de una película norteamericana, ésta le llevó a comprarse un disco de N.W.A y así fue acercándose a la escena hasta formar parte de ella. Internet también contribuyó ya que es donde se encuentran colgados sus temas desde que tenía diecisiete años hasta hoy. La difusión y el fácil acceso a su música le han costado problemas con la justicia, con la policía y en su vida personal. Pese a que su discurso ha ido evolucionando, según dice, sus ideales comunistas siguen y seguirán estando presentes en sus canciones. Actualmente, se encuentra en un proceso judicial por el cual se le piden cinco años de prisión, condena que se está intentando dar a conocer y evitar a través de individuales y la Plataforma por la Absolución de Pablo Hasel. Desde uno de los jardines del Rectorat de la Universitat de Lleida me explica el momento judicial en el que se encuentra y hablamos sobre la censura, la escena del rap, la independencia de Catalunya y sobre su nuevo trabajo.   

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

En 2011 te detuvo la Policía Nacional. Registraron tu casa y se llevaron libros, camisetas, ordenadores… Te trasladaron a Madrid donde declaraste ante la Audiencia Nacional. Saliste en libertad con cargos teniendo que presentarte cada quince días en el juzgado y se te negó el poder salir del país. En 2014 salió el juicio en el que se te condenaba a dos años de prisión que no se ejecutarían al no tener antecedentes a menos que reincidieras. ¿Cómo afectó este suceso a tu carrera artística?

Por una parte es indudable que me hizo más conocido. Eso fue positivo porque el mensaje revolucionario que yo intento que llegue al mayor número de personas llegó a más. Por otra parte, me cerró más puertas, por ejemplo ciertas salas o el ayuntamiento de mi ciudad, ya no solo por el tema de la Audiencia Nacional, reforzaron su censura contra mi. Me lo pusieron mucho más difícil y  me prohibieron el poder dar un concierto en según qué sitios. Y a partir de ahí el acoso policial fue in crescendo.

Donde marcó un antes y un después fue en mi persona: me hizo evolucionar tomándome las cosas más en serio y me di cuenta de que éste es el camino que quería tomar aunque se pagara un precio por ello. Esto se vio reflejado en mi carrera artística en el sentido de que me puse más serio en muchas cuestiones, entre otras, en mi vida personal: intenté ser más disciplinado en la lucha, me centré en cuanto a dejar las drogas…Y me di cuenta del poder que tiene la música para hacer pensar. Me hice consciente de que llegaba a mucha gente y de que tenía que aprovecharlo. Además, antes tenía dos mensajes y uno era bastante autodestructivo, después de esto me esforcé por vencer esa parte y trate de que todo mi mensaje fuera constructivo. Quise no dañarme más a mi, sino dañar al Estado y al sistema.

Actualmente estas en otro trámite judicial con la Audiencia Nacional. Se te imputa un delito de injurias contra la corona por tu canción “Juan Carlos el Bobón”. ¿En qué momento está este proceso judicial?

Estoy esperando fecha de juicio. Me piden hasta cinco años de prisión que se sumarían a los dos que ya tengo, es decir, podría entrar hasta siete años por la canción “Juan Carlos el Bobón” y por diversos tuits.

En los tuits denuncio asesinatos y torturas policiales, que han aparecido en los grandes medios de comunicación burgueses. Por denunciar el exterminio de presas políticas antifascistas a las que se les niega la asistencia médica porque cuando le niegas la asistencia médica a una persona gravemente enferma, la estás exterminando. Por esto me piden cinco años y estoy esperando el juicio.

¿Con qué actitud te enfrentas a este futuro juicio? ¿Tienes miedo de ir a la cárcel?

Sería muy fantasma si dijera que no tengo miedo. Hasta los animales más feroces tienen miedo. La cosa es cómo reaccionas a ese miedo; si te paraliza o te fortalece. Y en este caso, la conciencia vence al miedo. Es mayor el miedo a la sumisión, a no hacer nada ante esta barbarie, que el miedo a verme en la  cárcel, aunque este miedo también está ahí. A nadie le gusta irse a la cárcel y es algo muy duro. Evidentemente hay cierto miedo ante eso y negarlo sería mentir, ser un fantasma o un loco, ¿no? Hay que ser fantasma o loco para no tener un mínimo miedo a la prisión. Por otra parte, tengo el orgullo y la cabeza alta. Estoy fortaleciéndome y mentalizándome porque eso es algo que sé que está ahí. Sé que, tarde o temprano, iré a la cárcel y uno se mentaliza. Intentaré llevarlo de la forma más digna posible; haciendo deporte, formándome, escribiendo… Desgraciadamente, no podré grabar.

En el juicio defenderé el derecho que violan: el derecho a la libertad de expresión. Se me quiere encarcelar por contar hechos objetivos, independientemente de las ideas que uno tenga. Hasta los grandes medios han dicho que la monarquía ha derrochado dinero público en prostitutas; que la policía ha asesinado e, incluso, torturado hay vídeos que lo demuestran. Hasta el Tribunal Europeo, que no es ningún ejemplo, ha condenado al estado Español por no investigar torturas. Esto es objetivo independientemente de las ideas que uno tenga. Cuando se me quiere condenar a prisión por contar unos hechos objetivos, es el colmo del fascismo.

¿Hay algún tipo de esperanza de que no vayas a la cárcel?

La esperanza no puede ser nunca ciega. Salir absuelto de la Audiencia Nacional cuando te piden cinco años y eres reincidente es casi imposible. Quizá por la presión al final acaben viendo que no les interesa encarcelarme porque hará que el mensaje llegue a más personas. Cabe esa opción de que se lo piensen, lo pongan en una balanza y vean que no les interesa tenerme en la cárcel. Yo creo que esa posibilidad que existe es muy frágil y hay un 99% de posibilidades de que me encarcelen.

¿Estás llevando a cabo alguna campaña para evitar la cárcel?

Bueno, pues hay una plataforma por mi absolución por compañeros y compañeras de esta ciudad que echan una mano en la campaña y lo difunden ahí donde pueden. La campaña se hará más fuerte cuando haya fecha de juicio. Ahora intentamos dar a conocer el caso a través de esta plataforma y yo dentro desde mis modestas y humildes posibilidades.

Twitter es una de tus “trincheras”, ya has comentado antes que tienes causas judiciales por expresarte en esta red social… Hace poco salió la noticia de que pasaba a trámite la querella que el Betis interpuso contra ti por el tuit que escribiste en el marco de la polémica con el jugador Román Zozulya. ¿Cómo vas con este asunto?

Sí, hace un par de días salió la noticia de que han admitido a tramite la querella, se tira para delante. Tampoco es algo que me preocupe en exceso, es mucho más serio los cinco años… o los siete sumados a los dos que me pide la Audiencia Nacional. No tengo nada de lo que arrepentirme porque desde luego soy antifascista y a los nazis y a quienes amparan al nazismo les deseo lo peor. Y no sé muy bien hasta que punto esta querella tendrá recorrido puesto que la Audiencia Nacional ya me va a llevar a prisión. No necesitan este asunto para encarcelarme.

¿Qué opinas de que en Twitter también se persiga la libertad de expresión?

Como decía antes, hay ciertos temas que siempre han intentado ocultar como es el tema de los presos políticos antifascistas. Desde luego temen que su régimen, corrupto y decadente, enemigo de los intereses de la inmensa mayoría se ponga en tela de juicio y se señale a los responsables de tantos crímenes. Y lo temen porque eso crea conciencia y la conciencia empuja a la acción. La acción es lo que realmente temen: la organización revolucionaria. Intentan frenarla, como decía antes, con el terror.

Este estado solo se sostiene por dos cosas: la ignorancia y el terror. Cada vez hay menos ignorancia y Twitter es una prueba de ello, de que cada día hay más personas que se interesan por ciertos temas. Al haber menos ignorancia, tienen que aumentar el terror y eso es lo que hacen… Están generalizando la represión hasta el punto de criminalizar un chiste sobre Carrero Blanco o un comentario contra la monarquía, aunque digas cosas que dicen los medios. Como lo que yo digo en la canción “Juan Carlos el Bobón”, por ejemplo, que se ha gastado dinero público en prostitutas. Estas cosas las dice hasta Telecinco, pero si lo decimos nosotros ya jode más y podemos ser condenados a prisión por ello. Es básicamente para causar terror.

Esta semana también ha salido la noticia de que el Tribunal Supremo ha publicado una sentencia que contradice la doctrina de la Audiencia Nacional por la que se condenó a César Strawberry y a Cassandra Vera, lo que abre una posible puerta a su absolución. ¿Cómo ves esto? Teniendo en cuenta que últimamente tú y Cassandra Vera habéis tenido varios “intercambios de opiniones” en Twitter.

 A mí me molesta mucho que se nos ponga a todos en el mismo saco. Sí es cierto que todos hemos sufrido la represión del mismo Estado, pero no todos hemos reaccionado igual ante esta represión. Evidentemente no comparto que una persona se pueda arrepentir. Cuando uno se arrepiente, como dice Olarieta, se traiciona a uno mismo. Al decir que está mal lo que ha dicho, traiciona a sus propias ideas. Lo que es totalmente intolerable es que se eche mierda al resto, a quienes tenemos una posición pues más firme, más coherente o más consecuente.

Es inadmisible lo que ha dicho Cassandra sobre que la Audiencia Nacional es un tribunal ejemplar y comentarios como “aquí se han sentado verdaderos asesinos y terroristas (…) Cuando por donde ella ha pasado, a parte de mi caso, han pasado muchísimos militantes revolucionarios que han luchado por nuestros derechos y libertades. Precisamente han luchado para que Cassandra no sea detenida por hacer un chiste contra Carrero Blanco. Me parece ser muy desagradecido hacer ese tipo de comentarios. Y luego también la actitud que ha tenido olvidando muchísimos otros casos. Ella ha tenido un altavoz muy fuerte y lo podría haber aprovechado para denunciar otros casos pero lo peor de todo es decir que la Audiencia Nacional es un tribunal ejemplar y que lo de Carrero Blanco fue una aberración criminal…Cuando te refieres en esos términos a la ejecución de un fascista con la que tú bromeabas. Ostia, eso es caer muy bajo. Y luego, Strawberry presumiendo de amigos en el PSOE. Diciendo que él como lo hacía con humor  no tiene que ser condenado pero que hay casos que sí merecen ser condenados. Eso es decir que quienes bromean merecen la libertad y quienes lo dicen en serio que se pudran en prisión. Pues oiga, yo lo digo en serio. Yo cuando aplaudo la ejecución de Carrero Blanco lo estoy diciendo en serio, no estoy haciendo un chiste. Entonces ¿qué? ¿yo sí merezco ir a la cárcel? Ni quien lo dice en broma ni quien lo dice en serio merece ir a la cárcel. Por lo tanto, no se puede poner en el mismo saco a los que hacen este tipo de comentarios que a quienes defendemos la libertad de expresión absoluta del antifascismo.

LA ESCENA DEL RAP: “BEEFS”, MACHISMO Y HOMOFOBIA

¿Está de moda hacer rap político o hacer música con mensaje político?

Yo no diría “de moda” aunque sí que es cierto que comparado con hace diez años hay muchos más grupos y raperos con cierto contenido reivindicativo en sus letras. Pero si analizamos la inmensa mayoría del panorama, el “rap protesta”, valga la redundancia porque creo que la protesta ya está dentro del rap, no ocupa desde luego un papel principal en la escena por eso tampoco habría que sobrevalorarlo en ese sentido, ya que queda mucho por hacer. Nos siguen viendo como los raros a quienes en nuestras canciones hablamos, al fin y al cabo, de la realidad, cuando los raros tendrían que ser quienes en sus canciones no hablan de ella.

¿Hay raperos que se han “subido al carro” del rap reivindicativo?

No cabe la menor duda, es decir, yo a cualquier persona que se sume no la voy a acusar de oportunista porque nadie nace sabiendo. Y una persona, con la agudización de la crisis o porque escucha a otros raperos que damos un mensaje, se puede sumar de una forma honesta a este movimiento. Si es cierto que se nota que hay muchos raperos que sin ningún tipo de honestidad se suman a esto de una forma rastrera y oportunista.  Por ejemplo, no son solidarios con otros raperos que sufrimos represión por hacer desde hace bastante tiempo rap reivindicativo, cuando les importan un carajo ciertas luchas… Solo se preocupan en un tema de dárselas de rebeldes pero luego pasan absolutamente de las luchas que en teoría defiende. Si tú dices X cosas en un tema tienes que sentir simpatía o un mínimo interés por según que luchas. Luego hay mucho oportunistas, eso se vio cuando el 15M y demás. Salían raperos dedicando temas al 15M y hoy ¿dónde están? Hacían temas para el movimiento porque era el “boom”, hacer un tema para el 15M significaba que lo escucharía mucha gente y eso les interesaba. Los años del 15M y los años posteriores, que la crisis pegó más fuerte, era la novedad. Y ahora ha bajado la cosa y no se suma tanto oportunista porque esto ya no está en la cresta de la ola.

¿Cómo le explicarías a una persona que no entiende de rap qué es un “beef” y qué finalidad tendría en este mundillo?

Un beef es una pelea de raperos o una canción en la que atacas a otro rapero. A mí la verdad que eso no me interesa mucho y yo si hago beefs es a políticos o si ataco a algún rapero es por una cuestión política. Yo también he atacado a otros raperos, cuando uno tiene dieciocho años hace tonterías y atacas por atacar. Pero si recientemente he atacado a algún rapero ha sido por cuestiones políticas, no porque no me guste como rapea o por una tontería de éstas… sino por una cuestión política.

Entonces, ¿podríamos considerar que en la izquierda hay “beefs” como en el rap? Por la similitud de estar atacándose unos a otros y no mostrar nunca unidad.

Es que yo creo que a veces se hacen análisis demasiado simplistas. Es decir, cuando yo alguna vez he podido tener una discusión con algún rapero porque apoya a Podemos hay quien dice “se pelean por ver quien la tiene más larga”. Y no es eso, son cuestiones ideológicas. Es como si dices que Marx discutía con Bakunin por ver quién era más revolucionario, pues no. Eran diferencias ideológicas. Como hago rap todo se quiere relacionar a competición o peleas de raperos y no, son cuestiones mucho más profundas. No son peleas de egos, son diferencias ideológicas. Y que la unión tiene que ser entorno a unos principios. No una unión abstracta en la que como uno dice ser de izquierdas pues vamos a unirnos. Entonces estaríamos de la mano con el PSOE y con todo el mundo que se dijera socialista. Creo que no se puede caer en ese simplismo.

¿Volveremos a escuchar “Los Hijos de Iván Drago” en directo con las tres voces originales?

(Se ríe) Quien lo quiera volver a escuchar se puede volver a poner el tema. Pero no. Como te decía antes hay unas diferencias ideológicas muy importantes y no es por una cuestión de pelea de egos ni ninguna tontería de estas sino porque hay diferencias ideológicas muy importantes que lo hacen imposible.

El rap ha pecado a lo largo de su historia de machista y de misógino. ¿Está evolucionando positivamente en este aspecto?

Bueno, al fin y al cabo yo también he tenido y puedo seguir teniendo errores machistas, porque hemos sido mal educados en una sociedad patriarcal y eso también se refleja en el lenguaje. Desde luego cuando yo empecé a hacer canciones estaba en la plaza y ahí el lenguaje machista está a la orden del día y tú cuando haces canciones pues es un reflejo de eso. Se trata de ir corrigiéndolo y es lo que intento. Aun así la inmensa mayoría de la escena no se molesta en intentar corregirlo porque, al fin y al cabo, es un reflejo de la sociedad que es tremendamente machista y eso se manifiesta en la música. Harán falta muchos años para ir puliéndolo pero sí que se pueden ver algunos pequeños avances en algunos sectores, aunque la mayoría de raperos en el Estado Español son más machistas que hace años. Los raperos más famosos de entonces no eran ni la mitad de machistas de lo que lo son los raperos famosos de hoy en día. Yo cuando veo que ciertos artistas hacen apología al maltrato, tratan a la mujer como un objeto y tienen millones de visitas… joder, eso es terrible. Yo pienso en que mi hijo escuchara esa música y me daría un infarto. Yo los raperos que escuchaba, aun teniendo, como las tenía yo, ciertas expresiones machistas y demás no eran ni de lejos las barbaridades que dicen hoy los raperos con millones de visitas.

Eso se va a corregir cuando nos hagamos con el control del Estado y se pueda dar una educación que combata al machismo y a otras taras del capitalismo como el racismo. Y la publicidad y las canciones que ponen a todas horas en la radio dejen de ser machistas. Es una lucha ideológica muy fuerte para combatir eso y, desde luego, no se puede erradicar un problema tan profundo y de raíz de la noche a la mañana. Hay pequeños avances pero los raperos ahora son más machistas que hace años.

El rap tiene algo en común con el fútbol, entendiendo “fútbol” como el fútbol moderno y de hombres, y es la invisibilización de la homosexualidad. ¿Qué pasa con la homosexualidad en el rap? ¿No hay homosexuales en la escena?

Eso es cierto. Claro, por estadística tiene que haber algún rapero homosexual. Aún así igual que el rap es una música especialmente, digamos, “egocéntrica”, o desgraciadamente en eso se ha convertido, la mayoría de quienes hacen rap son hombres. Además se quiere demostrar constantemente lo “macho” que uno es con machismo y homofobia. En ese tipo de ambientes ser homosexual, salvo contadas excepciones, no está bien visto. Habrá desde luego raperos homosexuales, seguramente haya alguno que haya salido del armario pero que no sea conocido. Desde luego de los conocidos, no se sabe de ninguno que sea homosexual y por estadística tiene que haber alguno, a ver si se atreve y da el paso. Desde luego eso marcaría un antes y un después porque por una parte saldría a flote lo peor; habría mucha gente que haría un linchamiento y veríamos la homofobia que hay en la escena. Pero, por otra parte, recibiría el apoyo de una gran mayoría y este hecho serviría para poner esta cuestión encima de la mesa.

Los raperos que suelen triunfar son homófobos, sobre todo en Estados Unidos donde la palabra “maricón” se utiliza como insulto constantemente con la expresión “no homo”, por ejemplo. Pero también en otros estilos de música hay mucha homofobia, no solo en el reggaeton que se criminaliza especialmente, sino también en el rock y otros estilos. Hay bastantes cantantes de pop como Ricky Martin o Tiziano Ferro que han salido del armario, aunque han tardado lo suyo por esa presión. También por la presión de las discográficas ya que al tener un público femenino importante, para no decepcionar a muchas fans, les presionan para que no salgan del armario. Pero eso, que en el rap no haya salido del armario ningún rapero famoso demuestra que la escena del rap es especialmente homófoba.

LLEIDA, CATALUNYA.

Otra sentencia, ésta a nivel local,  fue el año y tres meses de prisión que se os pedía a ti y a Ciniko por la la canción “Menti-Ros” dedicada a Àngel Ros, alcalde de Lleida. Finalmente os costó una multa de 540€. ¿Tienes enemigos políticos en Lleida? ¿Se te censura en tu ciudad?

Sí. Yo desde que empecé tengo un mensaje revolucionario que, evidentemente, ha ido evolucionando. Es decir, cuando tenía diecinueve años no decía ni la mitad de lo que digo ahora. Ya a esa edad criticaba al ayuntamiento, que tiene unas políticas que mantienen a barrios en la miseria mientras que otros viven a todo lujo. Por decir eso, en un concierto de unas fiestas mayores y criticar al ayuntamiento se me corto el micro, literalmente. Me quedaban veinte minutos de concierto y me quedé sin poder despedirme siquiera. A partir de ahí no volvieron a llamarme para las fiestas mayores, pese a ser uno de los artistas más conocidos de la ciudad. En unas fiestas mayores hubo una serie de personas que intentaron que yo pudiera hacer un concierto, incluso llegué a estar en el cartel. Pero desde varios partidos políticos como PP, Ciudadanos, PSOE y los nazis de Plataforma per Catalunya presionaron para que los organizadores tumbaran el concierto y al final se me impidió darlo.

Ahora mismo en toda la ciudad, no puedo dar un concierto en una sola sala porque todas tienen algún trato con el ayuntamiento o no les interesa que la policía vaya ahí a presionarles o a ponerles trabas. Saben que si me llaman van a tener problemas con el ayuntamiento. Ahora mismo solo puedo hacer un concierto en una casa okupa y la única que hay la van a desalojar.

¿Cómo ves la concienciación política en las pequeñas ciudades como Lleida? ¿Crees que has ayudado a fomentarla?

Pues no pecaré de falta modestia, sí he ayudado. No solo por mis canciones sino porque intento involucrarme. En cuanto a echar una mano en movimientos sociales como puede ser la PAH, la lucha estudiantil, luchas de trabajadores como la de los trabajadores de Telefónica… intento involucrarme en todo lo que puedo. También formo parte de un colectivo, es decir, que sí. Contribuyo en todo lo que puedo y, puedo decir con orgullo, he colaborado para que en una ciudad con poca tradición de lucha y pequeña, que siempre cuesta más tirar ciertas cosas hacia delante, haya más lucha. Además me consta que, no solo en otras ciudades sino también en ésta, ha habido personas que se han incorporado a la lucha por escucharme. Eso me llena de orgullo y ese es el objetivo de la música que hago, aparte de desahogarme.

¿Cómo te posicionas sobre la independencia de Cataluña?

Estoy a favor, por una cuestión estratégica y por una cuestión de la defensa de los derechos nacionales. Es decir, en el caso de que hubiera una revolución socialista en el Estado Español, de la que desgraciadamente estamos aún lejos, y se respetaran los derechos nacionales, el derecho a la autodeterminación, la lengua… no estaría a favor de la independencia. Se estarían respetando esos derechos y lo que interesaría en ese momento sería la unión de todos los pueblos del Estado para defender el socialismo. Como estamos lejos de eso, creo que cualquier oportunidad de debilitar al estado español para agudizar sus crisis y favorecer esas condiciones objetivas que nos acerquen a la revolución debe aprovecharse. Creo que el perder a un motor tan importante como Cataluña debilitaría y sería un golpe muy duro para el Estado, ellos mismos lo reconocen como una cuestión ya de orgullo. Están negando el poder hacer un referéndum, cuando están negando el derecho a la autodeterminación evidentemente ante eso hay que posicionarse. Y yo me posiciono a favor de la independencia para debilitar el estado pero también para defender esos derechos nacionales que este Estado no respeta. El Estado ha reconocido que la independencia de Catalunya es el mayor desafío al que se enfrenta actualmente. Por lo tanto, apoyarla es revolucionario, es negar la legitimidad de su legalidad fascista.

Sin embargo, la independencia que Cataluña puede que llegue a lograr según el contexto actual sería una República Catalana liberal y de derechas. ¿Aun así apoyarías el proceso?

Claro, evidentemente va a ser un estado capitalista pero el Estado Español es un estado capitalista también. Si yo ahora me posiciono contra la independencia de Cataluña también sigo en un estado capitalista. La cuestión es ¿se debilita al Estado Español? Sí, y lo reconoce el propio Estado. Esto no son especulaciones mías.

En todo caso, es más fácil derrotar a una burguesía como la catalana, que es más débil que la española, y si conseguimos la independencia se le va a acabar la excusa de echarle la culpa de todo a España. Una vez tengamos nuestra República Catalana, que no va a ser ningún paraíso ya que la clase obrera vamos a seguir jodidos… ¿qué excusas va a tener la burguesía catalana? Ya no puede decir “Madrid nos roba”. Se les acabaría una excusa con la que están frenando muchas luchas. Por lo tanto, se debilitaría, por una parte, al Estado Español y a la burguesía catalana se le arrebata una de sus excusas. La mayoría de sus votantes, de los partidos políticos de la burguesía catalana, justifican sus fechorías diciendo que estos políticos no pueden hacer más porque España les roba. Yo lo único que veo son ventajas.

NUEVO TRABAJO

Y por último, nuevo disco: “Fuerte fragilidad”. A nivel personal, artístico, judicial… ¿Qué esperas de este nuevo disco? 

Pues este lo voy a poner a la venta y lo que espero es que se venda porque estoy en la ruina. Ya son muchos años regalando muchísima música y también creo que debe haber esa simbiosis o reciprocidad de que si a una persona le gusta un artista intente colaborar aunque sea comprando el disco. Espero por una parte eso. Básicamente para poder comer y para poder pagar el alquiler porque otra de las cosas jodidas de estar tan marcado es la dificultad añadida. Todos y todas lo tenemos muy difícil para encontrar trabajo pero yo tengo esa dificultad añadida y por más que busco pues no encuentro. Y a ver si recibo un poco de ingresos para poder ir tirando.

Por otra parte, lo que siempre espero de la música es hacer pensar y empujar a personas a la lucha. Si este disco llega a nuevas personas y les hace plantearse las cosas o involucrarse pues ese es el objetivo.

Y a nivel judicial… Con todo lo que tengo encima ya no necesitan abrirme otra causa, pero bueno… son capaces de todo. Ya serán capaces al final de pedirme casi cadena perpetua. (Se queda pensativo) No creo que sean capaces de abrirme otra causa con todo lo que tengo, encima, solo faltaría. Pero es posible, en este Estado uno puede esperar lo peor.