Asistimos el 5 de octubre a la presentación del libro ‘’¿Qué hacer en caso de incendio? Manifiesto por el Green New Deal’’, de Héctor Tejero y Emilio Santiago, en Leganés, en la sede del partido político Leganemos. El científico ecologista, diputado por Más Madrid en la Asamblea de Madrid y ahora coordinador del programa de Más País, presenta su libro y responde después a las preguntas e inquietudes del público. Tras la presentación, lo entrevistamos para Furor.

Presentación del libro en Leganés

Hernán Álvarez: ¿Cómo fue tu primer contacto con la política? ¿Cómo empezaste a interesarte en el ecologismo?

Héctor Tejero: Desde que tengo 16 años milito en movimientos sociales, empecé en el movimiento libertario y toda mi vida he estado en colectivos, fanzines y asambleas de distintos tipos. Respecto al ecologismo, no vengo del movimiento ecologista clásico, sino que hace cinco años empecé a interesarme por el cambio climático, desde un punto de vista político, pero también científico. Empecé a leer, cada vez más, empecé a ver la gravedad y la complejidad del asunto y me empezó a obsesionar muchísimo. Empecé a dedicar mi actividad política casi exclusivamente a ello. Monté con unos compañeros un colectivo que se llamaba ‘’Contra el Diluvio’’ y durante ese proceso fui viendo los límites de los movimientos sociales, al menos en lo que respecta al cambio climático. La transición ecológica que necesitamos implica transformaciones muy profundas y rápidas que, aunque los movimientos sociales tienen un papel, también se necesita a la política institucional. Y eso derivó, en que tras carambolas de la vida acabé siendo diputado de la asamblea de Madrid por Más Madrid.

Este año has publicado el libro ‘’¿Qué hacer en caso de incendio? Manifiesto por el Green New Deal’’. ¿Con qué objetivo lo has publicado? ¿Crees que es el equivalente al Manifiesto Comunista, pero del ecologismo en el S.XXI?

[risas] Lo pones muy alto, no, no creo. En cuanto al objetivo del libro: Tiene dos causas, por así decirlo. Una fue que nos lo propuso la editorial porque Emilio y yo publicamos un texto en la revista CTXT, sobre la revuelta de los Chalecos Amarillos (‘’Impuestos verdes, chalecos amarillos’’) y nos propusieron publicar un libro expandiendo esa idea. Emilio y yo, en parte porque venían las elecciones locales y queríamos tener como un manifiesto digamos, más teórico, más abstracto, para esas elecciones, y porque llevábamos mucho tiempo debatiendo sobre el tema, decidimos publicarlo. Creíamos que había una carencia en la ecología política de como afrontar el problema. Había mucho análisis de las causas últimas del cambio climático: que se debe al capitalismo, al crecimiento ilimitado, a la dinámica del capital… pero no encontrábamos mucho análisis que nos gustase de como hacer esa transición. Faltaba la parte política: cómo articular mayorías para poder llevar a cabo la transición ecológica, ganar espacios de poder en las calles, en las instituciones y en la esfera cultural. Por eso nos lanzamos a escribir el libro.

¿Por qué decidiste dar el paso a la política institucional con Más Madrid en las autonómicas y no antes?

Yo vengo de los movimientos sociales, tengo mi trabajo de científico, que me iba bastante bien para lo que es ser científico en España, pero el cambio climático me obsesionaba cada vez más, las consecuencias que va a tener me parecen gravísimas, cada vez me apetecía menos trabajar en lo mío y más dedicarme a esto. Dedicar más tiempo a la lucha contra el cambio climático, la cual, si trabajas ocho horas y tienes que conciliar con tu familia, pues no es fácil, tienes que dedicar mucho tiempo. Empecé a ver más la importancia de la política institucional. Yo conocía a Íñigo Errejón desde hace muchos años del movimiento estudiantil, luego dejamos de vernos durante mucho tiempo y hace dos años nos encontramos con amigos comunes, empezamos a charlar cada vez más del tema y vimos que teníamos muchos puntos en común de como veíamos la política institucional y los movimientos, -el desde un lado y yo desde el otro-, y su forma de ver la política, la importancia de la transición ecológica… al final en un momento dado me planteó la opción de ir en las autonómicas con él en la lista, lo pensé y me pareció bien. Pienso que es necesario que haya gente en las instituciones con una postura clara sobre la transición ecológica. Pienso que las campañas electorales son momentos en los que es posible empujar mucho la conciencia de la gente, en los que hay mucho foco en la política, y tener fuerzas que defienden la transición ecológica, independientemente de que ganen o no -si ganan mucho mejor- empujan en la hegemonía, en el sentido común dominante.

Estás coordinando el programa de Más País, que está vertebrado en el ecologismo. ¿Cuál es la medida estrella concreta que os diferencie del resto de partidos del bloque progresista? ¿Qué propone Más País en ecologismo que no se atrevan los demás?

Bueno, creo que no es una cuestión solo de atrevimiento o ambición. Es fácil ser ambicioso en un papel. Nosotros queremos ser ambiciosos, pero no vender humo. Tenemos un programa ambicioso de transición ecológica, donde la transición ecológica es el centro del programa de manera real. No es el que demos importancia porque la movamos al principio. Vehicula mucha de la transformación del modelo productivo. No va a haber una parte de economía como tal en el programa, va a ser transición ecológica. Creo que tenemos una visión diferente de como son las transiciones ecológicas. El PSOE tiene cuadros técnicos muy buenos, pero siempre la falta ambición política, tiene una visión de la transición ecológica relativamente liberal y siempre ajustándose a los marcos existentes. Y Podemos, en mi opinión, no tiene un alma verde, nunca integró a la gente de EQUO -y en parte, seguramente por eso se han ido la mayoría-, si no que -y no lo digo como algo malo-, ellos tienen interés, no creo que no tengan interés en el ecologismo, pero creo que es un interés que viene desde una postura de una izquierda mucho más clásica y eso hace que se hagan políticas verdes que, por ejemplo, para la gente que trabaja en el tema, parecen menos ambiciosas, no se integran bien en lo que habría que hacer. No considero que Podemos se pinte de verde por interés, creo que tiene un interés real, pero que de alguna forma sus cuadros y su gente central viene de un esquema ideológico y político que al final el resultado es un poco tal que: hago las políticas de siempre de izquierdas y las pinto de verde. Una de sus medidas estrellas es una empresa pública de energía verde, que es como decir que quieres nacionalizar las eléctricas, pero añadiendo que son renovables. En vez de afrontar el problema de otra forma, que no se si sería más pragmático, pero sí más adecuado a lo que es una transición ecológica en el día de hoy.

¿Qué aporta Equo a Más País?

Equo es fundamental porque representa un capital político brutal, es gente que lleva trabajando muchísimo tiempo en ecología. Yo estoy coordinando una parte del programa, pero hay más gente de Equo coordinando y aportando también. Tienen muchos militantes y es una parte del Partido Verde Europeo. Yo creo que es fundamental y muy interesante que una fuerza como Más País, -que ya en Más Madrid íbamos en coalición con Equo-, que nace con una vocación de ser un partido verde, pero no un partido verde tradicional, un partido verde de otro tipo, con mucho mayor componente de justicia social -no que Equo, pero sí que muchos partidos verdes europeos- y Equo le da legitimidad y capital humano importante.

¿Qué opinas de las declaraciones de sus dirigentes que afirman que Errejón ha roto EQUO sin tener siquiera programa?

No conozco demasiado las relaciones internas de Equo, sé que ha habido muchos problemas. En las europeas Equo no se pudo presentar y creo que fue porque parte de la ejecutiva que ahora se ha ido no respetó los acuerdos de la mayoría de Equo, hasta donde yo sé, fue algo así. Al final las cosas se dicen sin mucho sentido. Es cierto que Más Madrid no tiene programa para las nacionales, pero esto es ridículo. Pero Más Madrid va en coalición con Compromís, Más Madrid tiene programa para las autonómicas… Y aunque no sepas las medidas concretas, creo que todo el mundo conoce la orientación de Más Madrid. Podemos no presentó su programa para las generales hasta 20 días antes de las generales. El 7 de abril de 2019, Podemos no tenía un programa para las elecciones generales, y es ridículo pensar que por eso nadie sabía que era Podemos. Y en Más Madrid pasa igual, estamos a un mes de las elecciones, es evidente que habrá un programa y que se podrá discutir. Para mí es una táctica un poco burda de atacar a Más País y ya lo puse en tuits. Si la gente de tu partido decide ir con alguien -que según tu no sabe ni el programa-, antes que contigo, el problema principal lo tienes tú, no la gente de tu partido. Que, por cierto, alguna gente ha querido dar la impresión de que Equo se ha roto y el resultado principal es un 60% de los votos a favor de ir con Más País, un 20% a favor de ir con Unidas Podemos y Juancho y otro 20% de ir en solitario. No se ha roto, una gran mayoría ha decidido ir con Más País.

Un tuitero dijo -despectivamente- que sois el partido de Greta Thunberg. ¿Qué opinas? ¿Te representa Greta?

Cuando lo vi dije, que bien macho, me parece exagerado, no quiero yo apropiarme la figura de Greta, que creo que hace bien no dejándose apropiar por políticas concretas, siendo muy estricta con la ciencia. Luego vi que el tío lo decía como algo negativo y creo que es un sector de la izquierda que vive completamente fuera de la realidad. Yo creo que Más País no puede representar a Greta porque ya lo hace ella sola, pero intenta responder como partido a las demandas de la sociedad, de los jóvenes, y yo como militante ecologista creo que los partidos siempre van a rebufo de los movimientos sociales y de lo que pasa en la sociedad. Los partidos son entidades que son inherentemente conservadoras en general, porque juegas en una arena mediática muy complicada que te marca los tiempos. Hay que aprovechar cuando la sociedad civil abre brecha, aprovechar ese hueco con la intención transformadora y eso tenemos que hacer nosotros. Respecto a las críticas a Greta, no las entiendo muy bien, el mundo es muy complejo y hay muchos intereses contradictorios pero lo que ha conseguido Greta es generar prácticamente de la nada un movimiento climático. Lo que ha dicho Greta lo ha dicho mucha gente, es un hecho, pero es lo que tiene la política, que una persona dice una cosa en el momento adecuado, de la forma adecuada, de una forma que movilice a mucha gente. No me queda duda de que las movilizaciones de la semana pasada de la huelga del clima le deben mucho a Greta. Que probablemente hubiesen ocurrido con Marta de Francia, pero ha ocurrido con Greta de Suecia. Y si alguna parte de la izquierda quiere pensar que es un complot para reproducir un capitalismo verde, mi sensación es que está muy fuera de la realidad y no entiende que el capitalismo no le hace falta complots para seguir transformándose.

Según expertos de la ONU y colectivos como Fridays For Future, al planeta le quedan 12 años o los cambios serán irreversibles… ¿Son estas afirmaciones ciertas? ¿Seremos capaces de dar marcha atrás?

Es una lectura muy extrema de un informe que estudia las consecuencias del aumento de la temperatura de un grado y medio, que lo que viene a decir es que, si en diez años no se reducen las emisiones, no es que no haya nada que hacer, sino que quedaremos en un camino que nos va a llevar a superar el grado y medio. Eso es malo, pero no significa el fin del mundo. Significa que no podremos no superar el grado y medio. Si eso pasase, lo que habría que hacer es fijar el objetivo de no superar los dos grados, y luego en el peor de los casos de no superar los tres. Entiendo que esta lectura, el que lo hace sabiendo, y Greta tiene una lectura técnica maravillosa, lo hace con un interés de movilizar a la gente. Pero dentro de 10 años no habremos resuelto el problema ni, aunque cumplamos esos objetivos, que son bastante ambiciosos.

Si pudieses salvar solo un sitio, cual salvarías… ¿Notre Dame o el Amazonas?

(risas) yo el Amazonas, claro.

Por toda España VOX se está quedando solo, votando en ayuntamientos y comunidades autónomas contra las declaraciones de emergencia climática. ¿Crees que se puede contar con PP o al menos Ciudadanos para este asunto o lo hacen para diferenciarse, pero no van a aportar nada en la lucha contra el cambio climático?

Es una pregunta muy interesante porque VOX cumple un papel muy curioso. Al fijarse de forma tan negacionista, hace que PP y Cs hagan un lavado de cara. En este caso no arrastra, es curioso, porque en otros temas les arrastra a su posición, pero en este caso les empuja hacia la otra postura. Yo no veo un escenario a corto plazo donde las voces negacionistas que articula VOX puedan ser una fuerza tan relevante como para determinar que no haya transición ecológica, pero el problema es que permite a Cs y PP hacerse una limpieza de cara, un greenwashing, pero donde está el verdadero problema es en la ambición. VOX resalta el problema del cambio climático al ser negacionista, pero a la vez hace que PP y Cs que tienen políticas climáticas muy poco ambiciosas, sobre todo el PP, parezcan mucho más ecologistas de lo que realmente son, solo porque hay un señor loco al lado. Cuando tienes el mal absoluto al lado, lo que hay al lado parece un poquito bueno. En la Asamblea de Madrid, el otro día, el debate fue muy duro contra VOX, porque te obligan a ello, pero el verdadero adversario es la falta de ambición del resto de partidos, PP y Cs principalmente.

En la asamblea de Madrid eres el diputado climático, en twitter eres el diputado de los chistes malos… ¿Te veremos pronto en el Congreso siendo el diputado climático de los chistes malos?

La verdad es que no tengo ni idea, yo diría que no, pero no sé.

¿Estarías dispuesto a dar ese paso?

Bueno, no está a la vista, pero si se me propusiese tendría que pensarlo y ratificar en primarias, pero la verdad es que no me lo he planteado, porque tengo una cantidad de trabajo brutal, pero donde sea más útil, sea la asamblea o el congreso, allí estaré. [Nota aclaratoria: la tarde siguiente a la entrevista se anuncia que Héctor Tejero será el Nº4 por Madrid en las listas de Errejón, siendo ratificado ese mismo día en las votaciones de Más País]

SECCIÓN FUROR – HÉCTOR TEJERO RECOMIENDA…

Un libro: Los viejos amigos, de Rafael Chirbes. Tiene mucho que ver con la política, es el último libro de una trilogía, sobre la generación de la posguerra, y va de cuando se reencuentran unos amigos que habían militado juntos en la transición, es un libro muy duro, que muestra como la gente pierde los ideales, se integra, se rinde… pero me parece un libro muy bonito y útil para entender los procesos vitales de la gente que ha militado en política.

Una película: No voy a recomendar ninguna sobre el cambio climático porque no hay ni una sola película buena, son todas tremendamente catastrofistas y representan fatal el cambio climático. Por una que tenga relación, Mad Max: Fury Road, la nueva. Tiene una lectura muy buena, que Guillermo Zapata en un coloquio me hizo ver: que la peli muestra que no hay escapatoria. En la película, al principio intentan escapar, como a un éxodo, que se dan cuenta que no existe, y tienen que volver, luchar y ganar, -toma spoiler-. Es una metáfora muy buena de lo que es la política y la militancia, no hay sitios a donde huir, las cosas que se cambian luchando donde tienes que luchar y no escapando a utopías falsas o pequeñas.

” -Soy Charlie, de homicidios ¿Qué tenemos aquí? -No sé, parece que alguien quiere MATAR AL PLANETA… MUAJAJAJAJAJA” (Tuit de Héctor Tejero)

Una serie: Diría The Wire, pero por ser un poco más original, voy a decir el documental sobre la guerra de Vietnam en Netflix, de Ken Burns, es un documental de doce capítulos. Pese a ser americano no parece muy tendencioso, está muy bien hecho, tiene muchas lecturas, y a nivel político muestra la complejidad y la dificultad de los cambios. Todo el mundo piensa en la guerra de Vietnam y en que consiguieron echar a los americanos al final, pero es que esos tíos llevaban desde los años 40 luchando, primero contra los japoneses, luego contra los franceses y luego contra los americanos. Fueron 30 años luchando, y a un precio de vidas humanas… por cada americano que murió murieron casi diez vietnamitas, una locura. Tenemos que recordar las victorias que hay, pero también el precio que se paga, la complejidad y la dificultad de todo.