(1921- 1990)

“Antes que nada necesitamos una nueva era de la Ilustración. Nuestros sistemas políticos actuales tienen que renunciar a sus derechos sobre la verdad, la justicia y la libertad y hay que reemplazarlos con la búsqueda de la verdad, la justicia, la libertad y la razón”

DURRE

Hijo del pastor protestante del pueblo, Friedrich Dürrenmatt nació en Konolfingen (Suiza) el 5 de enero de 1921. Trece años después su familia fue a residir a Berna. Mal estudiante, acabó el Bachillerato en la capital suiza y estudió más tarde filosofía y teología en las universidades de Berna y Zurich. Aficionado a la pintura, empieza a escribir hacia 1942, año en que publica su primera narración. Más tarde hace crítica teatral y escribe libretos de comedias musicales. Gracias a él, que adquirió un microfilm con el texto íntegro de “La piel de nuestros dientes” de Wilder, pudo estrenarse esta obra durante la guerra, a pesar de la neutralidad de Suiza. En 1947 contrae matrimonio con la actriz Lotti Geisler y vive en situación precaria en la localidad de Gléresse. De este año es “Está escrito”, una sátira sobre el establecimiento de los anabaptistas en Münstert, que se estrena con gran éxito y le vale el premio Schiller. A partir de este año se suceden sus grandes obras: “El ciego” (1948), “Rómulo el grande” (1949), “El matrimonio del señor Mississippi” (1952). Se instala en Neuchatel. En 1953 se estrena “Un ángel llega a Babilonia”. Y  en 1955 publica “Problemas teatrales”, un libro teórico. En 1956 se estrena la obra que le hará famoso en el mundo entero, “La visita de la vieja dama”, que será estrenada en París, Londres, Tokio, Nueva York y en varias ciudades alemanas. En 1959 se estrena “Frank V” y trabaja como guionista de radio y TV (“Proceso por la sombra de un burro”, “Conversaciones en la noche”, “Una tarde del pasado otoño”, “Operación Wega”). En 1960 se estrena su obra “Los físicos” y más tarde “Meteoro”, “Faust I”, “Los anabaptistas”, “Titus Andronicus”, “Play Strindberg según la danza macabra de August Strinderg”, “El cooperador”, “La demora” y “Achterloo”. Dürrenmatt es autor de varias novelas, entre ellas “El atasco”, una novela breve llevada al teatro en diversas ocasiones. En España se representó con el título de “La avería” en 2011. También escribió el guion de la película española “El cebo” de Ladislao Vajda” (1958) y fue actor a las órdenes del actor y director Maximilian Schell. A lo largo de su vida recibió innumerables premios.

EL MATRIMONIO DEL SEÑOR MISSISSIPPI

Mediante la anécdota de tres hombres que quieren conquistar a una mujer, Dürrenmatt traza una descripción muy personal del mundo contemporáneo, un mundo y una sociedad que se le antojan caóticos, en la que su autor refleja su propio caos ideológico producto del momento histórico de la “guerra fría”. Junto con “El ciego”, “Rómulo el grande” y “Un ángel llega a Babilonia”, Dürrenmatt se manifiesta como un genial autor cómico dotado de gran facilidad para reducir a formas dramáticas sencillas toda una serie de temas de gran aridez .

 Representación de “La visita de la vieja dama”
Representación de “La visita de la vieja dama”

LA VISITA DE LA VIEJA DAMA

El mejor drama de Dürrenmatt y donde mejor puede apreciarse la opinión sardónica que le merece el comportamiento humano. La acción tiene lugar en Güllen, una ciudad mísera y decadente, situada en alguna región alemana de la vieja Europa. Güllen es la ciudad natal de Clara Zachanassian, la mujer más rica del mundo que, siendo muy joven se vio obligada a abandonar el lugar por un turbio asunto amoroso y que, más tarde, fue prostituta en Hamburgo. Allí se casó con  Zachanassian, el hombre más rico del mundo, quien, al morir, la dejó como única heredera. La ciudad aguarda la visita de Clara y todos esperan convencerla para que haga un generoso donativo a la ciudad. Con este propósito designan como acompañante y seductor oficial a un antiguo novio de Clara, Alfred III, con la misión de conseguir, al menos, un millón de Clara. Alfred tuvo en secreto relaciones con Clara y en el banquete de ceremonia todo estallará, cuando Clara Zachanassian prometa mil millones a cambio de que se haga justicia.

En la obra se dan cita los dos temas centrales del teatro de Dürrenmatt, el de la muerte y el de la influencia corruptora del poder. El telón caerá cuando el burgomaestre se incline a recoger el pedazo de papel que vale mil millones, a cambio de la vida de un hombre y de la conciencia manchada de toda una ciudad.

LOS FISICOS

En “Los físicos” Dürrenmatt retoma el elemento sorpresa y la acción ágil y dinámica que caracterizan al género policíaco, presentando, además, una galería de personajes de sicología simple, casi rudimentaria. Todo al servicio de un tema claramente discursivo: las relaciones entre ciencia y política, entre el ejercicio del pensamiento científico y  el ejercicio del poder. De nuevo el autor se encara con un problema fundamental de nuestra época. Y, de nuevo, Dürrenmatt adopta un planteamiento discutido y discutible. Para el autor las conquistas de la ciencia han alcanzado un alto nivel que no se corresponde con el nivel alcanzado por el hombre en el orden político, social y económico. Y Dürrenmatt llega a la conclusión de que el mundo no está en condiciones de poder asumir la gran aventura del pensamiento.                   

Representación de “Los físicos” de Dürrenmatt en Brasil
Representación de “Los físicos” de Dürrenmatt en Brasil

Aquí puedes ver “Proceso por la sombra de un burro” de Dürrenmatt: