Esta mañana se debatía la LEMES (Ley de Espacio Madrileño de Estudios Superiores) presentada por el Partido Popular de Cristina Cifuentes. Esta ley hubiera supuesto una privatización de las universidades públicas, ya que proponía, entre otras cosas, una doble financiación consistente en pagar a las universidades más o menos en función de la inversión externa que consiguieran por parte de empresas. Podemos planteaba otra propuesta de ley que pensara en las becas y ayudara más a los estudiantes con necesidad que a la excelencia que defiende el Partido Popular.

Todo apuntaba a que la polémica ley de Cifuentes iba a aprobarse, sin embargo, dos  sucesos se han impuesto en su camino. La baja de paternidad de Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos y los despistes de Cristina Cifuentes.

La propuesta de la ley del PSOE no fue aprobada ya que tenía 64 votos a favor y 64 en contra. Tres veces se votó y tres veces salió empate. Luego tocó el turno la propuesta de Podemos, la primera vuelta salió empate también, pero, la segunda vuelta la presidenta de la comunidad de Madrid no votó. No se sabe si fue porque olvidó de votar o si es que no le funcionaba la máquina, el caso es que la ley de Podemos ganó con 64 votos a favor y 63 en contra.

La presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, iba a disolver la Asamblea sin aprobar la ley, pero Jacinto Morano, diputado de Podemos, protestó alegando que cuando han ocurrido fallos telemáticos en otras ocasiones siempre se han planteado después y nunca se ha desaprobado una ley, por lo que la presidenta no tuvo más opción y la ley de Podemos fue aprobada.

Morano ha declarado después que probablemente el Partido Popular se queje de que ha habido mano, “pues si ha habido mano, como diría Maradona, ha sido la mano de Dios”.

Eduardo Fernández Rubiño, también portavoz de Podemos, ha alegado que si se pide que haya una segunda vuelta por problemas telemáticos pedirán un equipo de peritaje para comprobar que la máquina estuviera rota de verdad. “Creemos que el gobierno no puede aducir ningún tipo de error técnico porque cuando un diputado se equivoca es su responsabilidad”.

Los estudiantes de la Coordinadora UCM-UPM también han celebrado que la propuesta del PP fuera derogada. Durante la asamblea se preguntaban dónde el partido de Cifuentes había reducido las tasas universitarias ya que ellos no habían habían notado lo que alegaban los portavoces de este grupo parlamentario en la Asamblea. Cuando la votación salió a favor de la propuesta de Podemos, ellos aplaudieron aun a riesgo de ser expulsados y multados. Carlos, uno de sus portavoces, ha expresado la felicidad de su colectivo: “Los estudiantes hemos estado hoy aquí defendiendo la universidad pública. No pararemos y no permitiremos que haya una marcha atrás del Partido Popular y Ciudadanos en cuanto a la LEMES”

Alumnos de la Coordinadora UCM-UPM con el diputado Eduardo Fernández Rubiño

Desde Podemos son conscientes de que si dan curso a su texto van a tener que abrir un plazo para presentar enmiendas, por lo que se va a retrasar el proceso de aprobación de su ley, pero aun así no van a poder volver a realizar el texto original. Lo que celebran es que esta ley no pueda cumplirse en el plazo de gobierno que le queda al Partido Popular de gobierno.