Las calles de Badajoz vuelven a descansar tras cinco días de fiesta, color y diversión. Toca despedir al Carnaval de este año y retornar a la rutina, pensando todavía en los ecos de los tambores, los pasos de baile, las turutas y la purpurina. Esta fiesta de Interés Turístico Nacional, que aspira al reconocimiento internacional, se supera de nuevo ofreciendo un espectáculo artístico y humano incomparable.

La Final del Concurso de Murgas, junto con el pregón del conocido actor Fernando Tejero, dio el pistoletazo de salida al resto de eventos. Las seis murgas que optaban al primer premio pusieron toda la carne en el asador con el objetivo de conquistar al jurado, pero sobre todo al público asistente, enormemente numeroso tanto en el teatro como en las pantallas situadas en el exterior.

Al-Maridi y su personaje “Juanito el Tieso” (la Muerte) se alzó finalmente con la victoria. Es indiscutible que su trayectoria durante las tres etapas del concurso ha sido claramente ascendente. Además, se puede afirmar sin duda alguna que ofrecían la actuación más completa. Su increíble calidad musical y vocal, junto con una impactante escenografía cuidada al detalle, sólo eran comparables a sus letras, críticas y directas en pasodobles, pero que arrancaban carcajadas en cuplés y popurrí. Mención aparte merece su estribillo, uno de los más coreados de la historia del concurso. Definitivamente, fue una primera posición merecidísima.

El segundo puesto fue ocupado por Otro quinto, por favor. Para muchos aficionados, esta agrupación era merecedora del primer premio, pues sus personajes camarero-cliente han sido acogidos por el público con los brazos abiertos durante toda la competición. Interpretación impecable (especialmente la de su conocido componente “Cano”), unida a letras que en esta última fase fueron muy acertadas. Pese a que su punto fuerte es la gracia y la sátira, los pasodobles no se quedaron cortos, como el dedicado a la situación tan incongruente de la monarquía española.

Foto por Luis Trevijano

En cuanto a la tercera posición, fue ocupada finalmente por los Water Closet (sabios de todos los tiempos), que se mantienen en el pódium tras su victoria en la edición anterior. No pierden su característico humor ni su conexión con el público, que entonaba junto a ellos muchas de las cuartetas del popurrí. Siempre son una apuesta segura para los lugares más altos de la clasificación y, por supuesto, este año tampoco han defraudado. Y debajo de ellos, es decir, en 4ª posición, las Chimixurris, que levantaron al público en su última actuación gracias a su interpretación de Eva (la primera mujer) y sus letras siempre tan críticas y aplaudidas que les han valido numerosos reconocimientos. Para un gran porcentaje de los seguidores del certamen, esta murga femenina consiguió un puesto algo injusto, ya que las impecables voces de las que hacen gala, su sensibilidad, la escenografía y su tratamiento exhaustivo de la actualidad constituyen un conjunto que podría ocupar perfectamente el primer puesto.

En quinto y sexto lugar acabaron los Mirinda y Marwan Chilliqui respectivamente. Los primeros hicieron disfrutar al público desde el minuto uno con sus jocosas mujeres en clase de “zumba”, conjugando la gracia clásica, fácil y siempre bien recibida con letras comprometidas y un gran sentimiento. Además, consiguieron animar al público hasta el último momento de la noche. Su actitud y entrega son envidiables. En cuanto a los segundos, se mantuvieron en su línea de grandes voces, denuncia y puesta en escena impactante. Los pasodobles, críticos con el concurso y sentimentales al rememorar a antiguos murgueros, fueron puntos clave de su actuación, unidos a su despedida a ritmo de rumba y su repaso a los siete pecados capitales.

Como se ha podido comprobar, la baja participación de la que hablamos en crónicas anteriores no ha impedido que se desarrolle un concurso de altísima calidad y entrega, tanto por parte de las agrupaciones como del público que asistía a las representaciones. Cabe mencionar también el resultado del COMBITA (Concurso de Murgas Juveniles), en el que los Invisibles y En busca de la felicidad (la Compañía) compartieron la tercera posición. El segundo puesto fue para los Guadalupines, mientras que los vencedores fueron los detectives de la Asociación de Coros y Danzas de Badajoz, los Mini-folk.

Asimismo, no podemos obviar el tremendo éxito del Gran Desfile de Comparsas, Grupos Menores y Artefactos celebrado el domingo de Carnaval, con la mayor participación de su historia. Los ganadores de la modalidad reina (la comparsa) fueron los Lingotes, con un traje de inspiración asiática. Más de 80.000 personas disfrutaron de este espectáculo inimitable que pone de manifiesto el cariño, la pasión y el trabajo que giran en torno a esta fiesta.

Éxito de noche y de día. Música, brillo, alegría, creatividad y clamor popular. Respaldo de la ciudad y la provincia. Todos estos componentes forman parte del Carnaval de Badajoz, que comienzan ya a cocerse preparando una nueva edición para la que falta casi un año. Sin lugar a dudas, un evento que merece la pena vivir.

_____

FOTOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES
@furorext en Twitter, Instagram y Facebook